viernes, 2 de abril de 2010

Sobre el registro de celulares

Realmente no logro encontrar razones válidas al enorme miedo en México de registrar los datos personales con el teléfono.

-Me dicen que entonces el gobierno dispondrá de mis datos. YA dispone de ellos, desde internet puedes conseguir tu CURP y el de otra persona, ¿qué? ¿no lo has intentado?. Incluso puedes ir a una papelería a sacar tu CURP, y bueno, en una computadora no es nada complicado volver a imprimir o guardar la información a la que accediste. Y he ahí otro detalle... para registrar tu celular, puedes mandar un mensaje con tu curp... o sea, el departamento gubernamental que recibe y analiza/ingresa cada registro, TIENE DESDE UN PRINCIPIO el acceso a toda la información de toda la población (de nada te sirve puras iniciales y una fecha no?)... y por cierto, eso no es nada nuevo. Desde la época del registro civil (que por cierto, todavía continua) el gobierno tiene esa información.

-Me dicen que pueden vender mi información. YA se ha vendido antes, no es algo nuevo, ni se los hará más fácil [a fin de cuentas sigue teniendo un precio, y dichas personas que buscan tal información, YA tienen el dinero para comprar tu información si la quieren... digamos que... es otra entrada en el menú. Sin embargo tomándolo desde un enfoque práctico, conseguir nuevas personas que tengan acceso a tal información es una molestia y pérdida de tiempo y dinero teniendo ya varias otras maneras comprobadas de obtener dicha información]

-Te pueden inculpar de un crimen si clonaron tu número. Que te clonen tu celular no es un mito, es una realidad; y los peritos lo saben, si lo único que te relaciona con un crimen es un número telefónico que tiene una etiqueta que dice "Mío", y la clonación de números es una realidad... entonces no existe caso sólido para acusarte de algo ¿no?. Además, si alguien te quiere inculpar y tiene el poder para hacerlo, no lo hará solo con tu registro telefónico, y/o que no lo tengas, no será un impedimento para él. Inculpar a inocentes es algo real, y que ha sucedido. No te acerques a la cueva del lobo para empezar; y si eres víctima de las estadísticas, entonces te chingaste, así ha sido desde antes de que existiera México como país, y así seguirá siendo... mejor búscate la forma de salir del agujero o soportarlo.

Y supongo que en este último punto reside una de las razones para comenzar este registro. Sirve como una "prueba más" a utilizar en la corte. Si estuviste en el lugar de los hechos, tu cuartada no es sólida, hubo un testigo que describió a una persona parecida a ti y una llamada salida de tu celular resulta no muy a tu favor... entonces tienen un caso contra ti, y por estúpido por no saber defenderte o ser un buen delincuente.
"Pero las personas con poder no les afectará en nada"... así ha sido desde siempre... sin embargo, no solo esas personas cometen crímenes.
Es como la huella dactilar, si existe un buen caso contra alguien y se tienen ese tipo de pruebas, pues al bote vas. Si eres influyente, te escapas. Así son las cosas, es la realidad... habrá gente que se seguirá saliendo con la suya, pero no toda la gente puede hacerlo.

El registro es una herramienta más, y podría ser útil contra los secuestradores y extorsionadores no-profesionales (que sí existen, si en verdad ves las noticias, habrás escuchado de ellos). No veo razones fuertes que indiquen que sea una mala idea.

Una herramienta es sólo una herramienta. Y éste tipo de herramienta, estará disponible para diversos grupos de personas, lo que se realice con ella, depende de quien la utilice, podría servir para cosas buenas y para las cosas malas... no es nada nuevo, nadie ha reinventado la maldad.

Y bueno, ser víctimas de la mala suerte o de las estadísticas... es cosa que a cualquiera le puede pasar (sea la época que sea). Mejor prepárate mentalmente, porque cuando cae mierda del cielo, es mejor traer una maceta que miedos en la cabeza.

Si alguien quiere debatir, es libre de hacerlo. Me gustaría saber por qué tanto miedo, y si las razones realmente superan a las ventajas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada