martes, 8 de junio de 2010

Programar y compilar en tiempo real

Siento que es el método que estoy adaptando a mi vida diaria, es bien extraño pero creo que puede servir de algo.

Por mucho tiempo he pensado y pensado, pro's, contras, qué pasaría si, hablado solo XD, etc.
Ya me he dado una buena idea del porqué de detalles pequeños.
Y luego veo, escucho: "a veces tienes que dejar de pensar y seguir tus instintos".

¡Sin duda! Pero pienso que no ciegamente... pero ahora, después de tanto tiempo, puedo darme una idea de qué significa estos "instintos"; qué implican; porqué podrían ser ciertos. Y desde hace rato quiero aprovecharlos.

Para ejemplificarlo (obviamente los que han programado será tal vez un mejor ejemplo... perdón por no haber encontrado uno más general, pero me pareció muy curioso):
Sería como andar programando y compilando en tiempo real.

Todo esto que he aprendido, todo aquello que he pensado, no lo he olvidado del todo, siempre está presente, tal vez en mi subconsciente, o en mi memoria, pero si pienso lo suficiente puedo recordarlo.
Al estar frente una decisión, siento detalles, suposiciones, no las pienso, es como instinto de "qué es lo correcto", si me detengo a pensarlo, puedo ver porqué. ¿Pero para qué desperdiciar todo ese tiempo, si por experiencia, sé para dónde va la respuesta?
Si por experiencia, sé en qué sentimientos confiar, para qué detenerme y titubear... o dejarme llevar por mis nuevos pensamientos que me lleven al riesgo de convencerme de seguir ese camino con olor extraño?

Todos esos pensamientos, los quiero guardar en librerías como en un programa, tan solo confiar en esas funciones que conocí y comprendí. Y ya solo interpretar esos valores retornados por dichas funciones, cuyas librerías ya están en la memoria de programa.

Como ése tenista, que sabe dónde debe colocar la pelota, y no se preocupa por el movimiento de su muñeca. Tan solo desea... lo siente, lo ve... lo hace, nada más.

Busco aprovechar todo eso, según el vector de interrupción activado, programar en ese momento, compilar la solución, echarlo a correr y confiar en los resultados.

Un nuevo método, simplificar todo. Tomar esos instintos, cortarlos, sasonarlos, saltearlos, y que forme parte de todo lo demás. Y así dedicar mi pensamiento a la creatividad para resolver la situación, eliminar el lag de pensar.


Y a qué llevará ésto, me pregunto. Los nuevos métodos implican también otro tipo de respuestas y desarrollo a largo plazo.

Hace tiempo hablaba sobre la creatividad en la mente de los más jóvenes, cómo la falta de experiencia les abre las puertas a pensar en soluciones diferentes, a creer en cosas que por experiencia y autoconocimiento damos por sentado que no son posibles, demasiado difíciles, poco adecuados, o inalcanzables.

Entonces además quiero tener cuidado, no olvidarme de eso. Tan solo armar librerías precompiladas de sentimientos básicos. Quiero aprovechar mis sentimientos, pero no inclinarme por el prejuzgamiento [si existe la palabra o no me vale madres =D] aunque sea necesario. Pero creo que puede funcionar, aunque mejore en tan solo un pestañeo, en un movimiento más fluido, aunque sea un cambio mínimo... sería una mejora, sería un cambio. Aunque en verdad lo que se ve, no es lo más importante. Podría tener algo más... una confianza especial ganada. No una confianza ciega... algo mucho más real... curiosamente, acerca de algo invisible, que solo existe cuando pienso que existe.

Y además, tener la experiencia de saber hacerme caso, ser capaz de utilizar todo su potencial de optimización cuándo quiera entrar a esa Zona.
Instantes, momentos o episodios, donde el cuerpo y alma son uno solo, donde no existen pensamientos ni movimientos. Solo deseos transmitiéndose en cada fibra y una obra expresándose a través del tiempo mediante un cuerpo físico.

Cuando no existe código de alto medio o bajo nivel, ni compilaciones o comandos ejecutados. Solo lenguaje natural haciéndose realidad mientras se escribe sin teclado alguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada