miércoles, 24 de febrero de 2010

Tormentas de Arena

Cada cierto tiempo la tormenta de arena cobra fuerza,
cada cierto tiempo sin fallar
y en cada incierto momento.

Abrir los ojos,
retroceder,
pasarse,
y avanzar de nuevo con paso fuerte,
todo sucede.

¿Por qué no cesarán?,
Porque quiero caminar,
anemia y sellos de sangre.
Sin embargo,
ya no me preocupa la falta de sangre.
Mientras desee caminar y comer,
no dejaré de tener sangre de sobra.

Mis ojos calan, pero no los quiero cerrar,
porque sé que cederá la tormenta al concentrarme,
y hora será, de mejorar el carro donde cargo los mejores y manchados granos de arena.

A fin de cuentas,
no creo que se hayan imaginado,
que un ingeniero,
fuera a entrar a la tormenta de arena.

-------------------------

Esos granos de Arena que he recogido,
vamos a limpiarlos y descubrir las palabras.

-------------------------

Inspirado por Haruki Murakami "Kafka en la Orilla".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada