martes, 21 de agosto de 2012

Vuela que te alcanzo

En un vuelo largo lo escribí.
Es un momento:

-----------------------------------------------------------------
No se que putas... pero realmente quiero hacer algo. Algo por lo que me sienta orgulloso.
Quiero estar con ese tipo de personas, quiero amar a ese tipo de personas. Las amo.
Quiero esos ojos. Esa actitud. Esa mirada llena de lo que falta y el mañana.
Ese espalda con espalda donde yo con espada y tu con lanza acabamos con todo. 
Quiero ver a través de la ventana y sentirme orgulloso, tal vez en paz, o emocionado podría ser.

A dónde quiero ir? Quiero ir a mi destino.
Por qué nací así? Para qué esa determinación, ese amor?
A la vista de otros, y en mi vaga ilusión que pretende hacerme sentir normal, es estúpido.
Pero no puedo engañarme, lo sé antes de intentarlo, y ellos lo saben en las grietas de sus palabras, saben que no es estúpido.
Pero es demasiado. No es un sueño que pueda cumplirse y menos uno en el que viva feliz todos los días.
¿Pero esos sueños que no pueden cumplirse no son los mejores?

Esos sueños que están tan altos, y por eso no hacen nada más que hacerte brincar más alto.
Con la esperanza, añoranza, de saber que no lo está tanto.

No puedo odiarme, no a mi pasado, ni a los agentes catalizadores, porque fue mi decisión.

"¿Por qué? ¿Para qué me están preparando?" Aunque fuera mi decisión, sabía que no había otra manera. Mi núcleo es así, no era una decisión: era lo que habría de hacer. Era mi camino.
Tal vez el problema solo fue que me mostraron el panfleto antes de recorrerlo.
¡Bienaventurados sean quienes habiendo visto la terracería se atreven a andar descalzos!

No se si me importa la libertad. He hecho las cosas porque así creí que deberían de hacerse. 
Me pregunto: ahí ¿en dónde, cabe algo como el libre albedrío?. 
¿En el hecho de que fue mi decisión y no fui obligado por otro ser humano?
¿Pero entonces de donde viene este conflicto?

¿Podré buscar mi felicidad así?
¿Podré alcanzarla?
¿Podré alcanzarte?

En mi libre albedrío, si eso existe, escogí cargar dicho peso.
Pero ahora quiero que mis pesos sean mi combustible.
No carreteras.

Bueno, ¿y si fuera mi carretera, pero no mi combustible?
Aunque he cambiado, no me ha llevado a donde he querido por completo.
Qué alquimia necesito, y si la tengo, ¿que ingrediente me falta?

Si está dentro de mí... ¿debería abrir la caja?
Esa estúpida caja.
Esa sangre dejarla fluir.
Esa fuerza dejarla moverme.

¿Seré lo suficientemente "eso" para usarlo?
¿Olvidaré mis sueños? ¿Me curaré o solo abriré la página en otros libros?
Sé que solo es miedo, entonces, ¿lograré que esas noticias exageradas queden detrás?
Se esparsan por el universo, expandiéndose como galaxias, chocando casualmente para crear nueva vida.
Es solo un futuro incierto, una fuerza extraña y olvidada en la oscuridad.

¿Me permitiré verte?
¿Me permitirás repararme? ¿me ayudarás a avanzar?
¿Serás las alas que nos salven, tú que ahora tiemblas?
No quiero que este tiempo en el que he estado volando desaparesca.

El "porqué" ya no importa, mi pasado es solo pasado.
Mis bloques.
Mis pensamientos, mi fuerza.
Mi sangre, el combustible.
Mis sueños, mi futuro.

Quiero construir esa casa. Quiero cantar. Quiero correr un lugar donde pueda enseñar y ser enseñado.
Quiero compartir mis ideas. Darle esperanza a quien el túnel se le hace largo.
Ir de aquí para allá. Volver a Japón un momento. Aprender a descansar.
A disfrutar los momentos como lo suelo hacer. 
Oportunidades para probarme que puedo ser genial.
Que puedo ser feliz también. Que tengo caras que son amadas. 
Quiero un lugar donde haya todo eso.

Te quiero, te quiero, pero te quiero bien.
Vamos a bailar, dediquémosle esta canción a la tristeza.
Y mandémosla a la chingada ¿por qué no?
No se quién seas, pero te amo. Te busco, y te amo ya.
Sé que estás ahí y te amo.

Vamos a bailar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada